Una clave: la eficiencia energética

18/02/2022

gaiahouse

La huella de carbono también se puede combatir desde los sistemas de aislamiento de los edificios. Al menos, eso afirma Manuel Medina-director de ISO-Chemie y presidente del Consorcio Passivhaus, quien señala que “la certificación ISO 14001 reconoce las medidas empresariales voluntarias para la protección del medioambiente que contribuyen a un proceso de mejora continua”. Por eso desde el Consorcio promueven el uso de objetivos cuantificables como eliminación de residuos, reducción de consumo de energía y la disminución de CO2 mediante la producción de energía fotovoltaica.

Por su parte, Oscar del Rio, director general de Knauf Insulation, destaca la importancia de las propiedades del aislamiento para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible en la edificación. Por ello, han lanzado un reto: “reducir el carbono incorporado en nuestras soluciones de aislamiento en un 15% para el 2025”.

Las soluciones de clima interior para las casas pasivas son una apuesta más que necesaria para la mejora medioambiental. La ventilación equilibrada que ofrecen los sistemas de ventilación con recuperación de calor y sus altas prestaciones contribuyen a un aire más sano, más energía recuperada y una menor emisión de dióxido de carbono. “En este sentido, con la comercialización de 100.000 unidades de uno de los modelos de la compañía en 2020 contribuyó a la recuperación de hasta 650.000 MWh de energía, se evitaron hasta 170.000 toneladas de CO2 y se realizaron hasta 2,7 mil millones de respiraciones de aire filtrado”, declara Josep Castellà, Country Manager Zehnder Group Ibérica, una de las empresas que trabajan en este ámbito.

Por último, aunque no menos importante, no se debe olvidar el control solar. Son muchos los estudios que demuestran el enorme potencial de ahorro energético que tienen los sistemas de control solar de exteriores y la huella de carbono que se minimiza así a la hora de edificar. Las persianas graduables ahorran casi 60 veces su huella de emisiones de CO2 en un promedio de 20 años de vida. “Este tipo de persiana regulan el calor como un termostato en la ventana del mismo modo que actúan como un dimmer regulador de intensidad para controlar la entrada de luz”, declara Arkaitz Aguirre, International Business Partner Developer en Griesser, experto en la materia.

Fuente: El idealista

Articulo completo a través del siguiente link:

https://www.idealista.com/news/inmobiliario/vivienda/2022/02/11/794703-las-casas-pasivas-grandes-aliadas-de-la-construccion-para-luchar-contra-el-cambio

Nuestros Sellos